jueves, 21 de abril de 2011

EL SÍMBOLO DE LA CRUZ

La cruz es un importante símbolo esotérico presente en buena parte de las culturas desde hace milenios y que, independientemente de que fuera el instrumento de tortura de Jesús, ha sido adoptado en parte por el cristianismo oficial con su valor oculto, sobre todo por la influencia de las corrientes heterodoxas que a lo largo del tiempo han surgido como herederas de antiguos cultos de sabiduría. Su significado sería el del Árbol de la Vida y del Conocimiento. La rama horizontal simboliza lo terrestre, lo pasivo, lo femenino, mientras que la vertical representa lo celeste, lo activo, lo masculino. De ahí derivaría el considerar que también significa los cuatros elementos, la tierra y el agua femeninos, y el aire y el fuego masculinos.




Las diversas escuelas iniciáticas han empleado distintos tipos de cruces, desde la cruz ansada egipcia y la tau antoniana hasta la cruz solar y la esvástica hindú.
La cruz ansada egipcia es la llave de la vida, el ankh, que suelen portar los dioses del antiguo Egipto y que está unido al concepto de vida eterna, muy posiblemente representando también la dualidad femenino-masculino, Isis-Osiris. De esta deriva la cruz de san Antón (san Antonio Abad, el gran eremita cristiano egipcio), que es la cruz con forma de T, la tau, que tanto tiene que ver también con la marca sagrada de la tradición hebrea. La cruz tau fue también utilizada por san Francisco de Asís, convirtiéndose en su símbolo principal y luego de la orden franciscana.



La cruz ansada egipcia y la cruz tau de san Antón.


En estos casos la cruz representa la conjunción de los contrarios: lo positivo (vertical) y lo negativo (horizontal), que también se puede ver como unión de lo superior y lo inferior, del cielo y la tierra, de la vida y la muerte, en definitiva la esencia del Árbol de la Vida.


Pero en su faceta celeste, que emana hacia la tierra las energías vitales, también representa la rueda solar, es decir, los ciclos solares respecto a la Tierra: la cruz solar. Esta cruz tiene los brazos de igual tamaño y normalmente inscritos total o parcialmente en una circunferencia o similar. La cruz celta se enmarca en este tipo al igual que la esvástica hindú, también presente en las culturas neolíticas europeas.


La cruz solar y la cruz celta.


Cada uno de los brazos de esta cruz representan los momentos claves del año solar, los dos equinoccios y los dos solsticios. Si las cuatro secciones de la circunferencia se dividen a su vez con otros cuatro brazos, formando por tanto ocho partes iguales, simbolizaría, aparte de los equinoccios y los solsticios, las fechas intermedias a ellos, de gran valor también para las tradiciones sagradas. De esta cruz solar de ocho brazos podría derivar la cruz pateada o paté, la utilizada, junto a otras, por los templarios, contribuyendo a su gran difusión por toda la cristiandad.




Cruces paté o pateadas.

5 comentarios:

  1. Me ha gustado tu exposición. La gente no sabe ni porque lleva las cosas puestas o las tiene en casa, algo que no debería ser así.
    Un beso astral!

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Aimara. Parece mentira que en cosas básicas haya tan poco conocimiento, pero así están las cosas, a ver si va cambiando esto.
    Un beso astral!

    ResponderEliminar
  3. Siempre me causó curiosidad la cruz que tiene un amigo cuya actividad en diversos círculos científicos es floreciente. Ahora, gracias a este artículo, pude conocer su significado. Esto es congruente con algunos símbolos, como al descuido que hay en su despacho. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Curiosidad satisfecha :)
      De nada, gracias a ti por visitar mi blog.

      Eliminar
  4. Estimado torres.
    El origen de la cruz se pierde en el origen de los tiempos, si bien su símbolo queda como propio en muchas creencias. Cosa que no quiere decir que en dichas creencias el símbolo de la cruz fuera lo primero, ni mucho menos, pero al ser utilizado si da el éxito a quienes lo asumen. Pues debidamente utilizado, sirve tanto para el éxito como para el fracaso; depende de la intención.
    Si en latino lo explicamos, la cruz es el cruce de dos estipes, dos estipes en cruz. Y dichos estipes en cruz entran en innumerables ritos, tanto de bendición como de maldición. Cosa que que se ha procurado estuviera vigente y callada al 50%. Se explicaba lo de la bendición y se callaba lo de la maldición. Los romanos cuando a alguien lo condenaban a morir en la cruz, no solo lo condenaban a la muerte; ademas lo maldecían. Cosa que los bondadosos romanos interpretaban era exagerado, pero los menos bondadosos lo mantenían.
    Anegdóticamente esta cultura se ha mantenido en tierras valencianas, en quienes trabajaban el campo. Siendo el origen de las actuales fallas.
    Para comprender el foc falla, retrocedemos al Foc Stot, rito ancestral utilizado por los labradores valencianos en todos los tiempos. Dado que por necesidad agrícola cuando el labrador ara sus tierras necesita que estas se desparasiten, y queden abonadas. Por lo cual las aves que acuden y se comen los insectos y en ellas evacuan sus intestinos, son aves positivas. Pero dichas aves, cuando se siembra y acuden y se comen las semilla, son aves negativas.
    Para que las aves no se coman las semillas el labrador recurre al llamado Espantapájaros, que en tierras valencianas es el Stot.
    El labrador toma un palo en vertical, y otro en horizontal (Una cruz) y los forra de paja, y lo viste con telas. Colgando de la cabeza del vertical una cartela en la que escribe un verso, maldiciendo a todo aque que malogre la cosecha. De las dos manos cuelga una Bocha Fel, y automáticamente el muñeco de paja se convierte en un repelente de las aves de manifiesta eficiencia. De no bautizarse el Stot con la Fel, al muñeco acuden las aves y allí hacen sus nidos. De ser Stot con acierto en barios kilómetros no se ve un pájaro.
    Cuando la cosecha se recoge, el Stot no puede quedar en el campo, pues se necesita que allí lleguen las aves a desparasitarlo. Tampoco se puede trasladar el Stot a otro lugar, pues lo maldice.
    En este caso, al labrador se le brinda una opción de justicia de máxima eficiencia, pues si a la cartela le anota en verso su petición de justicia, la demanda se cumple.. se cumple de inmediato dándole fuego al Stot. Pues dicho Stot al ser bautizado cambia de Stot a Ninot. Parot en natural valenciano es el insecto que te chupa la sangre y te envenena. Trompellot es el animal que de una coz te mata. Ninot es la suma de Parot y Trompellot.
    Esto nunca fue aprobado por los musulmanes ni los cristianos, pero ambos se maldijeron de esta manera. En las huertas valencianas era, y es, el arma infalible que arropa a los valencianos. Justicia humana que ni dios para.
    Hasta 1870....este rito fue perseguido por las autoridades valencianas, si bien al labrador que lo aplicaba nadie lo molestaba. Y viendo la clerecía valenciana que no lo podía desaparecer, lo hace suyo, lo transforma en arte, y hoy se hace en forma de monumento artístico.
    Hoy en tierras valencianas se hacen los dos fuegos: el Stot y el artístico.
    So. Andrés Castellano Martí.

    ResponderEliminar